DoctorEdwinLemuel

Conferencista en vida Cristiana Dr. Edwin Lemuel

Celos - Facebook

Si alguno de ustedes es sabio y entendido, demuéstrelo haciendo el bien y portándose con humildad. Pero si ustedes lo hacen todo por envidia y celos, vivirán tristes y amargados; no tendrán nada de qué sentirse orgullosos, y faltarán a la verdad.

—Santiago 3.13-14

Los celos

Facebook —la popular red social cibernética— está disparando los conflictos entre las parejas de novios, matrimonios, pleitos legales y divorcios. Este foro social está cambiando algunos códigos en las relaciones de pareja. Es como si Facebook estuviera generando celos en situaciones donde antes no había celo alguno.

Una estudiante de la Universidad de Miami se sorprendió hace algunas semanas cuando vio que la ficha personal de su novio en Facebook tenía una foto de él besando en la mejilla a otra mujer. La foto estuvo allí poco tiempo y ella sospecha que se trata de una amiga.

Sin embargo, todos estos contactos y difusión de fotos a través de Facebook están causando problemas entre las parejas.

continúa

 

 

Hoy día

El apóstol diría de manera parafraseada: Sé sabio y entendido en tu conducta. Si vas a poner algo en público —Facebook—, muestra las cosas buenas. Huye de los celos, no los provoques, ni los practiques. Deja los pleitos y la inseguridad, no engañes, ni mientas contra la verdad porque ese tipo de conducta no es la que viene de Dios. Y, si lo haces, te advierte que van a venir los celos, las escenas, los conflictos, la perturbación, perversión y la destrucción de tu propia vida y la de otros. Sé puro, pacífico, amable. Da buen ejemplo de fidelidad y no seas hipócrita ni seas infiel.

continúa

 

 

 

Artículos de interés:

conferencista cristiano - DoctorEdwinLemuel

Un abogado mío me decía...

celos_facebook

«Pastor, los abogados que manejan casos de divorcio y asuntos de familia se están dando fiesta con Facebook. Lo que antes costaba muchísimo trabajo de conseguir como evidencia, hoy día las mismas personas lo exponen voluntariamente en la red social».

Las parejas están descubriendo que viejas relaciones y amistades «juguetonas» tienen una capacidad única de despertar celos y sospechas.

Las personas celosas deben lidiar ahora con una nueva forma de provocación a través de esta red social, como los comentarios que pueda hacer una posible rival o la aparición de alguna fotografía comprometedora del pasado.

Sin embargo, la verdad es que Facebook no hace que la gente se torne más celosa, ni más ni menos infieles de lo que ya eran. Lo que sí es cierto es que puede funcionar como un detonante de episodios de celos.

Un estudio hecho sobre el tema determinó que la gente puede sentirse intrigada por un comentario ambiguo, y entonces comienza a tener sospechas y a seguir más de cerca la página o sección de comentarios del compañero o compañera, lo que le permite detectar más información sospechosa.


Todos los días, miles de novios, novias, esposas y esposos son sorprendidos por sus parejas y tienen que dar explicaciones sobre fotos de personas del pasado o por comentarios que les incomodan.

 

continúa

¿Sabes cuál es la explicación para esto?

Miremos lo que dice la Biblia al respecto. ¡Ah! Y para nada imaginaríamos que algo que fue escrito hace más de dos mil años describa de manera tan clara la razón de algo tan moderno como Facebook. Veamos.
Si alguno de ustedes es sabio y entendido, demuéstrelo haciendo el bien y portándose con humildad. Pero si ustedes lo hacen todo por envidia y celos, vivirán tristes y amargados; no tendrán nada de qué sentirse orgullosos, y faltarán a la verdad. Porque esa sabiduría no viene de Dios, sino que es de este mundo y del demonio, y produce celos, peleas, problemas y todo tipo de maldad. En cambio, los que tienen la sabiduría que viene de Dios, no hacen lo malo sino que buscan la paz, son obedientes y amables con los demás; se compadecen de los que sufren, y siempre hacen lo bueno. Tratan a todos de la misma manera, y son verdaderos cristianos.
—Santiago 3.13-17

continúa abajo

 

 

El otro día

Una chica que vino a orientación a mi oficina, admitió que sintió celos de los mensajes que vio en Facebook de un novio, con el que ya rompió, especialmente debido a unos comentarios un tanto provocativos. En este caso, la chica le puso una solución de inmediato.

Me decía: «Pastor, me saqué el tema de la mente. Pensé, quien miente en el amor, mentirá en cualquier otra cosa en la vida. ¡Este chico no me merece!»

Y, a propósito, tengo que aclarar que esto no es un tema que afecta sólo a los jóvenes. Cada día hay más personas de mediana edad que tienen su página en Facebook.

Hace poco leí en un artículo sobre este tema, la historia del padre de un joven que se metió en un buen lío cuando una vieja novia difundió una foto de los dos que tenía treinta y dos años. Esto no le gustó para nada a la esposa, con quien lleva veintinueve años de casado.

continúa

La Infidelidad

También supe de una muchacha que se enteró de que había roto con su novio porque la ficha de él en Facebook ya no decía «con novia», sino «soltero».
La infidelidad es uno de los problemas más dolorosos entre una pareja. Los celos provocados por la infidelidad son también un asunto muy serio; sin embargo, en el sistema social de hoy día muchas veces se tratan como un juego, como algo gracioso. No obstante, todos sabemos que esta violación a la confianza que deposita nuestra pareja en nosotros deja muy lastimadas a las personas, aunque se amen.

 

continúa abajo

La infidelidad rompe el pacto matrimonial

Cuando uno o ambos miembros de la pareja cometen adulterio, se rompe el pacto matrimonial que se basa en la confianza y la fidelidad.

Y aunque en el campo de la consejería pastoral siempre se trata de ayudar y de alentar la reconstrucción de la relación, lo cierto es que la víctima tiene absoluta libertad ante el Señor. No hay condenación, ni culpa, ni acusación sobre su vida. Tiene la libertad de elegir si desea reconstruir el matrimonio o dar por terminada la vida de pareja.

Mi amigo y mi amiga, si estás metido en problemas de infidelidad, celos o pecados sexuales, ¡busca ayuda! ¡busca consejería! Recurre a la autoridad espiritual en tu iglesia. Si no tienes una, busca dónde congregarte y pide orientación.

La infidelidad siempre sale a la luz

Más importante aún, decide confesar tu transgresión a Dios para que así inicies el proceso de restauración. Consigue una Biblia, y comienza leyendo el libro de Proverbios que tiene mucha sabiduría sobre este tema. No esperes más. ¡Hoy es el día!

Según estudios realizados en Estados Unidos y Francia, entre parejas que confesaron haber sido infieles, resultó que en el 90% de los casos la persona que cometió la falta fue descubierta. Los investigadores dicen que no importa cuál sea su religión, la persona infiel siempre deja evidencias.


El adúltero está inspirado por una sabiduría satánica, necesita mentir una y otra vez para tapar su engaño, y justificar su conducta. Y siente placer en causar celos.
El 95% de los hombres que tienen amantes jamás dejarán a sus esposas, pero dicen sentirse bien cuando ellas los celan.


Muchas infidelidades son producto de odios y envidias que echan raíces y que luego son difíciles de desarraigar. Es muy triste notar que muchas parejas y familias se quiebran afectivamente y que muchos ministerios se derrumban por no saber cuidar su mundo emocional... por dar lugar a los celos, las inseguridades y por permitir que se contaminen las relaciones.


Si bien es cierto que la infidelidad se puede explicar, y hasta se puede buscar razones lógicas para entenderla, jamás se puede justificar. La pareja que comienza a rasgarse y que en vez de buscar ayuda para trabajar con los aspectos emocionales que no están funcionando, procede a actuar en infidelidad, entonces está dando autoridad al enemigo para que asiente morada en la relación.