DoctorEdwinLemuel

Pregúntele al Ps. Edwin Lemuel

Enter the code here:
Can't read the image? Click here to refresh



conferencista Cristiano

Conferencista en vida Cristiana

APRENDE AMARTE PRIMERO

Como empezaste tu día hoy..? Que fue lo primero que te dijiste esta mañana…? Levanten la mano los que amanecieron hoy hablándose cosas bonitas sobre si mismos. Por favor sean sinceros. Cuantos se han dicho cosas lindas así mismos hoy. En PQEB, nuestro entrenador en Vida Cristiana nos pregunta: Cuanto hace que no te amas a ti mismo…? La Biblia enseña que tenemos que amarnos a nosotros mismos. Pero parecería que la mayoría ignora eso. Dr. Edwin Lemuel, amplia el tema (Basado en un artículo original de Alejandra Stamateas).


El día ya lo empiezas mal, cuando y te levantas y te empiezas a mirar y a criticar y empiezas a cargarte con culpa, con bronca, por qué comí?

Por qué me veo tan fea? Y empiezas a cargar tu mente, tu alma, tu espíritu con todas esas palabras y esos insultos y empiezas el día mal, con bronca, con odio, echándote la culpa.

Echándole la culpa a todo el mundo y empiezas a tener un dolor en el corazón, un dolor muy grande que empieza a pesar.

Hay PERSONAS que hoy tendrán un día malo… Porque es lo que se han profetizado a si mismo, desde que se miraron al espejo de su baño o de su habitación.

Tienen su corazón deshidratado, tienen tanta sed emocional, espiritual y de estima que su corazón está sufriendo…

Hay dos cosas que tal vez hace mucho tiempo dejaste de hacer con tu vida, y las dos cosas que van a calmar el dolor y la sed de tu corazón son: "el amor y el respeto".

La pregunta es hace ¿Cuánto tiempo que no te amas y no te respetas? ¿Cuándo fue el día que dejaste de amarte y de respetarte? ¿Cuál fue el momento, Cuál fue la ocasión que dejaste de amar tu vida y dejaste de respetar tu vida?

¿En qué momento se te ocurrió que ponerte una ropa sucia era lo mismo que ponerte una ropa limpia? ¿Qué fue lo que pasó que para ti es lo mismo, tener el pelo engrasado ó no?

¿Qué fue lo que pasó que para ti es lo mismo tener cincuenta kilos de más ó de menos? ¿Cuándo te perdiste el respeto?

¿Cuándo dejaste de amarte a ti mismo..? ¿Cuál fue la circunstancia, cuál fue la palabra, cuál fue el motivo que hizo que dejaras de quererte, de cuidarte…? ¿Cuál fue el momento que te perdiste y dijiste: "ya no importa"? ¿Cuándo fue el momento que dijiste: "y total para qué, qué sentido tiene?.

Y esas son las dos cosas que tenemos que recuperar, amor propio y respeto. El amor a ti mismo y el respeto por ti misma…

Si lo logras vas a comenzar a estar sano porque le vas a empezar a dar amor y respeto. Y esto es un proceso en el que tenemos que entrar todos.

¿Eres una persona querida por ti mismo? ¿Tú te quieres a ti misma? Y uno sabe si la respuesta es correcta por el fruto.

¿Te gustaría pasar tu cumpleaños contigo solo o sola..? ¿Eres un ser querido para ti mismo? Ó siempre estás esperando que el amor venga de los demás?

¿Puedes estar a sola contigo y quererte y no maltratarte? ¿Puedes levantarte un día, a la mañana, y dejar de maltratarte? ¿Puedes levantarte un día a la mañana, y agradecer ésta obra maravillosa que Dios ha hecho, que eres tú? Eso lo vamos a tener que aprender con, Amor y Respeto.

Proverbios C. 10 V. 12

El odio despierta rencillas, ó sea cuando tienes odio, vos te peleas con vos misma y con otros pero el amor cubre todas las faltas.

Cuando actúas con odio, te vas a pelear, vas a ver todo mal, vas a criticar, vas a creer que las cosas te las hacen a propósito; pero cuando usas el amor que hay dentro tuyo, cubres un montón de faltas y lo que hoy te parece que es horrible en tu cuerpo, dirás: "pero no es tan malo, no es feo" porque aprendiste a mirarte con amor.

Que distinto que es, hacer un cambio desde el amor, ó hacer un cambio desde el odio. Por ejemplo, qué le pasa a las mujeres que se hacen una cirugía tras otra, tras otra, - si tienes plata, hazla no hay ningún problema, me parece que nuestro cuerpo es nuestra casa y tenemos que hermosearlo, así como hermoseamos nuestra casa física, la pintamos, le cambiamos las alfombras, le ponemos cortinas nuevas, así tenemos que hacer con nuestro cuerpo, todo lo que puedas hacer, hazlo- pero que pasa cuando una mujer se hace una cirugía y no se siente bien, porque ahora tiene que cambiar otra cosa, y nunca está conforme; porque es una mujer que hace un cambio a partir del odio y nunca lo puedes disfrutar, en cambio, cuando haces un cambio a partir del amor, la cosa cambia.

Por eso, es tan distinto hacer algo desde el Amor y hacer algo desde el Odio. Hay mujeres que se visten todos los días desde el odio y vestirse desde el odio es taparse porque el odio tapa, me tengo que tapar, tengo que esconder, tengo que ver; pero el Amor -dice la Biblia- cubre, el amor hermosea, el amor es dulce, el amor es delicado, el amor es una caricia que le haces a tu cuerpo.

Hay mujeres que se peinan con odio, hay mujeres que se peinan con amor, hay mujeres que se maquillan porque se odian y hay mujeres que lo hacen porque se aman, hay mujeres que se hacen una cirugía porque se odian y hay mujeres que se hacen una cirugía porque se aman, y la Biblia dice: El amor cubrirá; tú tienes que aprender a cubrirte todos los días con lo que haces y no a taparte porque te odias. Dí: "Tengo que aprender a amarme".

Toda la clave está en Querer, porque la transformación es un proceso, que tal vez te lleve tiempo pero hay que ser perseverante; no podemos querer hoy una cosa y mañana querer otra, hoy empiezo una dieta, no pero hoy no porque no tengo ganas, voy a ir al gimnasio, pero hoy no porque llueve.

Querer es una decisión, es un compromiso contigo misma. Tienes que ser fiel a ti misma, tienes que ser fiel a ti mismo.

¿Qué es lo que quieres? ¿Qué quieres que te pase? Deja de esperar para que los demás te den el permiso para hacer algo, deja de esperar de los demás el aliento para hacer algo, -bueno pero nadie me alienta, lo tengo que hacer sola, sí, si es lo que quieres lo tienes que hacer sola, claro que sí, y pero no tengo plata, mentira es una excusa, porque yo tampoco tenía plata pero lo fui haciendo, es un proceso, porque si quiero, puedo.

Tienes que respetarte y amarte.

Si sigues con ese vicio todavía que te está arruinando tu cuerpo, entonces no estás queriéndote, sí yo quiero… Mentira, si quieres lo haces, porque querer no es un deseo solamente, querer es un compromiso que haces con tu propia vida porque te amas y te respetas. ¿Cuántas quieren de verdad?

¿Por qué tenemos que amarnos?

Primero: Porque Dios es amor. La esencia de Dios es amor; ¿cómo reconoce un experto en obras de arte, que tal cuadro es de tal autor? Por los colores, por las formas, por los matices, el estilo, la firma, es interesante porque siempre el artista deja en esa obra de arte, parte de su personalidad y a parte porque el experto tiene la capacidad de reconocer la huella de ese autor en esa obra; como cuando tus hijos hacen un dibujito, vos sabes muy bien cuál es el dibujo de quien, porque ellos han puesto su huella en ese dibujo que hicieron y tú eres una experta en reconocer la huella de tus hijos. Así tienes que ser una experta en reconocer la huella que dejó Dios en tu vida, eres la obra de arte más maravillosa que Dios hizo y Él ha dejado su huella y sabes ¿cuál es la huella principal? El amor que Dios puso en vos porque Dios es amor y eso lo derramó dentro de ti, quiere decir que dentro de vos hay amor suficiente para poder amarte a vos y a los demás.

Te tienes que amar porque tienes amor adentro, no tienes odio, aunque te dijeron: no pero con todo lo que viviste, cuanto odio acumulaste, cuanta frustración y entonces ahora te comes todo porque tienes bronca, no porque tienes amor para bañar mi cuerpo con amor, amo mi cuerpo y lo respeto.

Segundo: Tengo que amarme. Porque dice la Biblia que el amor no hace nada indebido. Eso quiere decir que el amor no tiene que maltratarte, no puedes maltratar tu cuerpo porque el amor no hace nada indebido, el amor no hace cosas que te duelan porque el amor no hace nada indebido, tienes que hablarte con suavidad y respeto. ¿Hace cuánto perdiste la capacidad de decirte cosas lindas…? Se las dices a tus hijos, a tus amigas, ¡qué linda que estás! ¡Qué lindo que te queda eso! ¡Qué bueno el color de pelo! Pero no te lo puedes decir a ti; entonces no hagas nada indebido con tu propia vida porque el amor no hace nada indebido dice la palabra de Dios.

Mirarte todos los días y decir: qué es lo que tengo que arreglar, qué es lo que tengo que hacer mejor; Dios no se pone mal porque quieras verte bien porque Él te ama y Él quiere verte bien y cuando los dos quieren verse bien, se ponen de acuerdo y cuando hay acuerdo, hay bendición de parte de Dios.

Tú eres el tesoro de Dios. ¿Cuál sería la diferencia si tuvieras $2 en bolsillo ó si tuvieras U$S 10.000 en el bolsillo? Cuando saldrías, tendrías más cuidado porque si te roban $2 no pasa nada pero U$S 10.000 sí, entonces lo vas a cuidar de otra manera, le pedís a alguien que te acompañe, caminas de otra manera, agarras bien la cartera, entonces ese es tu tesoro y lo cuidas, quiero decirte, que tú eres el tesoro de Dios, y tienes que cuidar lo que Dios te ha dado y lo que Dios te dio en primer lugar.

Por último, levanta la mano y dí: me tengo que amar porque no estoy terminada. “…el que comenzó la obra la va a ir perfeccionando”.

Él comenzó una buena obra y dice que a medida que pasa el tiempo, te vas a volver más buena, eres como el vino cuántos más años en reposo, mejor se pone. Hay una promesa de Dios de perfeccionamiento y lo perfecto de Dios no tiene nada que ver con lo perfecto de la sociedad, del mundo, de la cultura, la perfección de Dios, lo perfecto de Dios no tiene una forma definida, un color determinado, una medida estándar, la perfección de Dios tiene que ver con que a medida que pasan los años, lo conozcamos a Él y seamos uno con Él, esa es la perfección de Dios, lo que Él dice, yo lo digo; lo que Él está hablando ahora, yo lo hablo; lo que Él soltó, es lo que yo creo.

Alguna vez escuchaste piropos de Dios, sabías que Él es un piropeador? Te lo voy a demostrar con el libro de Cantares, dice la Canción de las canciones, o sea no hay otra canción como ésta:

El enamorado a la enamorada, Dios a vos, empieza la canción hablando ella y dice:
Hay cómo me gustaría que Él me besara con besos de su boca.
Pero yo soy fea, soy morena, no soy linda, Él no me va a besar nunca porque no soy una mujer linda, yo soy una mujer común, no soy extraordinaria como otra, ¿qué se va a fijar en mí?
El amado, le responde frente a la baja estima de ésta mujer, frente a la imagen que ella tenía de sí misma, le dice:
Eres la más hermosa de todas las mujeres,
Ella le dice: pero y mis ojos.
Él le dice: son dos palomas, para mí son irresistibles, me vuelven loco.
Y ella sigue insistiendo y dice:
Pero yo Señor, no soy linda y no tengo esas curvas, tengo ese cuerpo, mírame cómo estoy.
Y Él le dice:
Eres como un lirio, a tu lado, las demás parecen cardo.
Ella dice: Y pero mi cuerpo Señor!
Y le dice: Déjame verte, salí, deja de esconderte porque es hermosa tu figura, porque es dulce tu voz y quiero escucharte, déjame verte.
Ella dice: Hay pero mi pelo revuelto, qué hago, que me peino, se me cae, está todo frizado.....
Y Él le dice: Es como el movimiento de un rebaño grande descendiendo por una colina.
(Cuando se ve un rebaño descendiendo por la colina de una montaña, cuando va caminando por la montaña, pareciera como que la montaña se mueve).
Ella dice: Pero mi boca Señor, es finita.
Él dice: Es bella y hasta los dientes son hermosos.
Ella dice: Pero mis pechos Señor.
Él dice: Son dos venaditos de gacela, no hay manera de que te vea fea, no hay manera de que te critiquen por el amor que Él te tiene.
Ella dice: Y mi cuello Señor.
Él le dice: Es como una torre donde vive la realeza.
Y entonces termina diciendo: Ella es perfecta.
Y dicen que unas que estaban ahí, preguntaron ¿quién es ésta? ¿Quién la conoce a ésta? ¿De dónde salió?
Y Él respondió: "Esta hermosa mujer, se levanta luminosa como el alba, bella como la luna, radiante como el sol e imponente como los ejércitos abanderados".
Así eres para tu amado, Así eres para el Señor.


Lo último, ¿por qué eres tan importante para Dios?
Porque Cristo ama a la iglesia, la ama tanto que dio su vida por ella.

Vamos a imaginarnos que un día estaba Jesús en el cielo con Dios, y Dios estaba viendo una computadora y aparece la imagen de una mujer hermosa y Jesús le dice: Papá quiero a esa mujer, y Dios le dice: pero hijo vas a sufrir mucho por ella. Jesús dice: no importa papá, yo la quiero porque la amo, me gusta. Y Dios le dice: pero hijo no siempre es así, a veces se va a poner fea y no te va a gustar y Jesús dijo: no importa papá, yo la amo y la quiero, Dios dice: pero hijo vas a tener que padecer mucho por ella, vas a sufrir horrores, y Jesús: no importa Papá, dámela yo la quiero.

Y dice que así somos nosotros, somos su iglesia. Él te ama tanto que dio su vida. ¿Cómo no vas a amar lo que Dios ama?

Declara: "Señor, decreto sobre mi vida, Amor y Respeto. Yo te prometo tratarme bien, yo te prometo verte como me ves, yo declaro que tú y yo somos uno. Gracias Señor por verme en perfección, Te Amo, Te Bendigo y Te doy la Gloria".

DoctorEdwinLemuel