DoctorEdwinLemuel

Pregúntele al Ps. Edwin Lemuel

Enter the code here:
Can't read the image? Click here to refresh



conferencista Cristiano

Coach en vida cristiana

CARTA DE NAVIDAD A LAS QUE TODOS LLAMAN "LAS AMANTES…"

Aunque quizás no te conozca personalmente, ni tú a mí. Quería decirte que pensando en estos días, quise dedicarte algunos minutos.


Este fin de semana de fiestas especiales… Lo volverás a vivir, o quizás por primera vez lo experimentarás.

Estarás sola en tu casa o en tu habitación o irás sola a la fiesta o celebración.

Todos estarán en familia, entre amistades. Sin embargo tú, como en otras fechas como estas y como le sucede a la mayoría de mis amigas las amantes, tú estarás sola. Él estará con su esposa, sus hijos, pasándola bien, en familia.

De seguro te escribirá un texto diciéndote que te extraña. Quizás hasta se las ingenie para hablarte desde algún lugar secreto, para decirte que el próximo año estarán juntos.

Pero ¿sabes qué?… Pasarás muchas noches, muchas navidades y muchas despedidas de año… SOLA.

Por eso a ti SOLA… Te dedico estos momentos.

A ti te conocen como la intrusa… y muchas esposas ignoran que fue su flamante esposo quien inició todo, quien abrió la puerta.

Todos te condenan, pero pocos reconocen que tú no hubieras entrado a la vida de aquel hombre casado, si él no te hubiera dado la llave.

Hoy te hablo porque ya se que te cansaste de sentirte la mala de la película.

Porque después de todo no actuaste sola, compartes créditos con él... tu flamante amante.

A estas alturas quizás ya no sabes cómo se inició todo, si lo alentaste consciente o inconscientemente, o si él lo hizo con premeditación, alevosía y ventaja. No es lo importante ahora. Lo importante ahora es que tomes la decisión de que en las próximas fiestas de fin de año, tú ya no serás la solitaria amante que pasa todas las fiestas sola, porque tu amante, el esposo de aquella, está con ella y no contigo.

Estas navidades o esta despedida de año, si lo quieres, puede ser también tu despedida de ser la otra, la amante, la querida, la chilla, la amiguita, la corteja…

Te mereces rescatar tu dignidad, mereces un hombre que te respete, que te ame, que te de el lugar que te pertenece.

Que este nuevo año sea el año de tu reencuentro contigo misma y más importante... con Jesús.

Allá a la distancia casi oigo tu voz, en tu diálogo interno, justificando lo que ha pasado.

Una damita como tú, muy querida de Dios como tú, le escribió a la esposa de su amante recientemente:

"No lo se, lo cierto es que nos embarcamos en esta ¨relación¨ tormentosa, que luce ¨enfangada de infidelidad¨. Luchando cada uno por su parte por no caer más. Y aunque no lo creas, aún a pesar de que me enamoré como una loca de tu esposo, sabía que él no sentía lo mismo y mi instinto de preservación siempre me hacía querer huir, salir corriendo antes de cometer cualquier estupidez. Pero también me amarraba, porque él es la fuerza que impulsa los latidos de mi corazón y sin él siento que no puedo vivir, estoy incompleta".

Esta última línea, me impactó mucho, cuando la mujer engañada me mostró esta nota en mi oficina. "Siento que no puedo vivir, estoy incompleta…".

¿Por qué incompleta?, vives cuando no eres ni esposa, ni libre, ni soltera, ni casada, ni comprometida, ni fuera de compromiso…

¿Sabes?, el hombre que es infiel a su mujer contigo, casi en el 100% de los casos, te será infiel a ti con otra, con otra y luego con otra.

Y tú mi amiga la amante solitaria de estas fiestas... sé que no quieres eso para tu vida…

Si te sucediera, cuando te enteres una vez, te querrás morir. Porque siempre sufre más la engañada. ¡Escapa de ese ciclo! No se vale. Tú te mereces lo mejor que Dios planificó para ti, un esposo fiel que te ame a ti y no te engañe a ti, ni engañe a nadie contigo.

Si no escapas pronto de ser la otra, la segunda…. un día sentirás rabia, dolor, impotencia, amargura.

Y un día, tú también te preguntarás lo que hoy su esposa se pregunta:

¿Cómo es posible que me cambiara por otra?, ¿Acaso yo no soy suficiente?

Quedarás dañada severamente en tu estima, por varios días quedarás como en trance. Te quedarás en blanco y empezarás a atar cabos, y pensarás y pensarás y creerás que te volverás loca.

Y llorarás por las noches, y tendrás tanto resentimiento, porque entonces habrá otra, para sustituirte a ti como la otra.

Poner los ojos en una persona que ya tiene dueño, es engañarte a ti misma. Jugar con fuego sin quemarse, es un imposible.

¡Ahh! por si no lo sabías…

Tu amante… el esposo de la esposa, siempre te negará, siempre negará todo respecto a ti.

Aunque las pruebas estén ahí: los mensajes, las llamadas, las salidas, los condones en su bolsillo y en el maletín, incluso las miradas cómplices en los eventos de la compañía…

Para él tú nunca has existido. Y si no, dirá de ti que eres una loca que anda obsesionada con él, pero que él, no tiene nada contigo.

En fin, mi querida amiga amante solitaria: Siempre serás la culpable de todo y la heredera de nada.

Ese esposo ajeno, nunca será tuyo. Porque aunque deje a su esposa, si su vida no es transformada, algún día también te dejará a ti.

Tú serás su válvula de escape a la monotonía, al trabajo, a lo que sea.

Y yo lamentaré siempre que por tan poco... arruines tu vida.

No te engañes con aquello de: "Estoy esperando los papeles de inmigración para divorciarme… Estoy esperando que el niño cumpla… para divorciarme…". Eso posiblemente nunca ocurra. Pero si ocurre, ¿Qué garantía existe que al día siguiente de tú realizar tu sueño, él no esté soñando con la próxima…?

Si en tu caso la esposa de él ya se enteró, te diré que está pasando en su cabeza:

Él está asustado, teme perderlo todo y dirá que ya rompió todo lazo contigo.

Mis queridas amigas las amantes:

Me dolería mucho que por ilusión, sigas teniendo más navidades sin ninguna Noche Buena, con un esposo bueno y tú como una esposa buena.

No seas así, date la oportunidad de enmendar tu camino, de reencontrarte a ti misma, con tus valores y con tu dignidad. Pon en orden tu cabeza.

Nadie tiene justificación para ser la amante de nadie…, pero siempre puedes perdonarte a ti misma y comenzar de nuevo. Puedes tener la vida de una mujer de primera, con un hogar de primera y un esposo de primera, sin andar a escondidas, sin mentiras, sin excusas…

Ama a alguien soltero que te ame y que juntos construyan la felicidad.

Para que estés bien...

 

DoctorEdwinLemuel