DoctorEdwinLemuel

Pregúntele al Ps. Edwin Lemuel

Enter the code here:
Can't read the image? Click here to refresh



conferencista Cristiano

Coaching en vida Cristiana

DILE NO AL PERICO, LA COCA, EL CRACK Y OTROS DEMONIOS

Hoy es un buen día para que hablemos de este tema…. Porque anoche murieron varios por causa de este problema. Y hoy mataran a unos cuantos más. Hoy un papá o una mamá; se robara el dinero de la leche de los niños para pagar el maldito vicio de drogas. Perico, coca, crack y otros demonios en polvo o en pastillas. Hoy nuestro Entrenador en Vida Cristiana, va de frente contra el uso de drogas y en favor de la familia. Adelante, Dr. Edwin Lemuel


Pues bien, por favor reflexiona sobre lo que voy a hablar: Eso de meterte perico, crack, cocaína, marihuana, bazuco, estimulantes, sustancias alucinógenas, ilegales, de vez en cuando, que tú consideras inofensivo, le hace más daño a ti, a los tuyos, a tu país y a nuestra raza, del que quizás has imaginado.

Cada adicto a drogas o vicios, afecta a 30 personas en nuestro entorno. A tu pareja a tu mama, a tu papi, a tu hermanito, a tu bebe, a tu compañero de trabajo, a la familia, a los Buenos amigos… Sobre todo a tu relación con Dios.

No sé si lo has pensando alguna vez, y si no lo has hecho llegó la hora de que lo hagas, pero para que esa línea de cocaína (por hablar de una de todas las mencionadas, de la que tanto disfrutas) llegara a tus narices, hubo legiones de niños que fueron explotados y madres a las que se les desgarró el corazón, ríos de sangre y de lágrimas anegaron naciones enteras, gobiernos fueron corrompidos.

La próxima vez que leas una noticia de que aparecieron 30 cuerpos decapitados en Juárez, que un cadáver apareció calcinado en el baúl de un carro en los everglades o que a un fulano le dieron 60 tiros de AK47 Opalocka o en cualquier pastizal de nuestros condados…

Piensa en que tú eres parte de eso, porque, como sabes, el principal motor de la incontrolable marejada criminal que nos ahoga es el tráfico de cocaína, de crack y todos esos demonios.

Hay cientos de chicos y chicas que se están matando, compréndelo por “el privilegio” de ser el que te venda la bolsita que te hará sentir feliz…, más sexy…, menos inseguro…, mejor bailarín…, mas ridículo o que te dará el valor que en tu estado natural te falta para fajarle a esa compañera de trabajo o vecina que tanto te gusta y que vives sonando por tumbarla hace rato.

Suena absurdo, pero así es: mucha gente muere y llora, para que tú te sientas más lindo y menos insignificante.

Ya sé, te has puesto a la defensiva.

Estás diciéndote que tú no tienes la culpa de eso porque tú eres un simple periquero y aun si el pase de anoche fuera el último nada cambiará. Porque meterse químicos por la nariz es una cuestión de libertad personal y que no fuiste tú el que lo comenzó.

Me conozco todas esas tontas racionalizaciones, pero todas me apestan a muerte, a destrucción, a putrefacción. Ninguna de estas justificaciones trae consuelo al niño que se quedo sin comer anoche en alguna lugar de sur América, porque su papa lo mataron mientras trataba de transportar la droga para que llegar a tiempo antes de que tú le pegaras a tu esposa, al niño o a alguien en la calle para robarle.

Mientras los gobiernos entran en razón y cambian el enfoque de la lucha contra las drogas, eso que llamas libertad personal te ha llevado a ser el elemento central, el que provee la demanda del narcotráfico, esa palabra tan mal sonante que probablemente jamás habías asociado a ti.

Es, sí, una cuestión de libertad personal. Pero la libertad personal se puede usar tanto para lo bueno como para lo malo y, en este momento, mientras el estado de las cosas sean como son, meterse perico es muy malo. Para ti, para tu mama, para tu futuro y el de todos.

Te preguntarás también por qué me dirijo a ti, el periquero, y no al de ambulante que vive debajo de los puestos de Miami, Fort Lauderdale y cualquier ciudad moderna…?

Porque ellos ya están enfermos e idos de este mundo. A ellos, no se le puede tratar igual que a ti, que eres un supuesto ciudadano de bien, que tienes tu trabajo y tu familia que te quiere y te amas. Ellos tienen un solo estilo de vida, el de mendigo

De ellos todos hablaban pero que del usuario de drogas caras, que maneja carros caros y visita clubes de alta sociedad…?

Alguien tiene que alertarte. Tu familia, tus hijos, tu esposita, mami, papi no lo saben, pero tu Si. Escapa a tiempo de esto. Porque no le das una oportunidad a Jesús. EL dice: “Venid a mí los que estáis trabajados y cansados, yo os hare descansar”.

Mas si nada de esto te conmueve, piensa en los tremendos inconvenientes que tendrás si en tu trabajo o en tu familia si se llega a saber que te gusta el perico.

Mira, por ejemplo, el caso de Charlle Sheen, el actor de una familia de todas estrellas de cine…

Un tipo sin ningún talento especial mas allá que el de su padre, en uno de esos vuelcos insólitos que se dan, se había conseguido un trabajito de varios millones al año… y esta que lo pierde todo por haber flaqueado, con el vicio de la cocaína y como consecuencia, el sexo desenfrenado, orgias y perversiones que no se pueden nombrar.

Además, quedó retratado como un mentiroso, un farsante y un hipócrita delante de su familia y de su país.

En fin, que si el saber que cada línea de perico que te metes está preñada de sangre y de muerte no es argumento lo suficientemente persuasivo para ti, lo que le pasó a este actor que te sirva.

Juan 10:10 “El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir… (Parafraseando). El perico, la cocaína y la droga, no viene sino para hurtar, matar y destruir. Mas yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia”

Así lo dijo Jesús. Hazle caso… PQEB.

DoctorEdwinLemuel