DoctorEdwinLemuel

Pregúntele al Ps. Edwin Lemuel

Enter the code here:
Can't read the image? Click here to refresh



conferencista Cristiano

Conferencista en vida Cristiana

¿Es la Asexualidad un Problema?

Dando seguimiento a una consulta de un oyente, hablaremos sobre el tema de la asexualidad. La consulta es la siguiente:

“Soy una persona adulta, sana, saludable, educada. Pero no tengo ninguna atracción por la sexualidad. No me atrae el sexo. Me pregunto si soy anormal o si sencillamente esto es posible. A veces me preocupa, sobre todo por la presión de la gente de que debo buscar a alguien para casarme...¨


Hay que responder aclarando que los asexuales son personas que no sienten atracción sexual hacia ninguna otra persona ni placer durante el sexo.

Existe un pequeño porcentaje de personas asexuales en el mundo. De hecho se habla de un 3%. Ellos se ven diferentes ante la sociedad. "Simplemente el sexo no me gusta", dicen. Y muchos de ellos se preguntan: ¿Es esto posible?

Al parecer sí. Cada vez más asexuales se atreven a hablar del tema y hacen valer sus derechos. Muchos foros en la web que hablan de este tema han tenido un éxito importante y la razón es que estas personas necesitan encontrar a otros como ellos que no los rechacen y entiendan sus necesidades.

La comunidad más importante de asexuales en el mundo, la Asexual Visibility and Education Network (AVEN), que reúne virtualmente a 782 miembros de todo el mundo, explica que la asexualidad es una inapetencia al sexo desde muy temprana infancia y no es una elección.

El famoso cantante Morrissey, por ejemplo, dijo en alguna ocasión que a él, una de las cosas que no le interesaban en el mundo era precisamente el sexo y que no podía imaginar su cuerpo respondiendo a un estímulo sexual.

Los asexuales se defienden cuando son atacados respecto a la idea de una vida sin sexo. Quizás una pareja de casados o que viven juntos a veces tienen menos sexo del que querrían tener.

En ocasiones será por falta de tiempo, por estrés, por aburrimiento, porque caen en la rutina y entonces pasan a tener una vida sin sexo, pero queriendo tenerlo y no haciendo nada para lograrlo.

Eso es peor, porque te lleva a la frustración y a tener problemas con tu pareja, pero si de inicio te asumes como asexual, esos problemas te pasarían de largo.

El Kinsey Institute también realizó un estudio sobre este tema y concluyó que: "Los asexuales parecen caracterizarse más por un escaso deseo y ninguna excitación sexual que por niveles bajos de comportamiento sexual o niveles altos de represión sexual".

La pregunta de rigor es: "¿Para qué basar el amor en la sexualidad si al final sabes que eso se transformará o dejará de existir. Si para ti no es importante el sexo, nada te impide amar al prójimo en todas las demás manifestaciones”.

Es curioso que en 1 de Corintios, capítulo 13, la Biblia dice: “El amor todo lo puede…”. No dice que el sexo, todo lo puede. Lo esencial es el amor. Amar a Dios, amarse a uno mismo, amar a los demás. No necesariamente, tener sexo con los demás. La esencia es amar.

El Espíritu Santo además deja muy claro en la Biblia que la abstinencia sexual o la asexualidad, no es para todos. Más bien se refiere a esto como un don de Dios:

Repasemos este pasaje de 1 de Corintios, capítulo 7 versos 1 al 16:

1 En la carta que recibí de ustedes me preguntan si está bien que la gente no se case.2 Claro que sí. Pero lo mejor es que cada hombre tenga su propia esposa, y que cada mujer tenga su propio esposo, para que no caigan en relaciones sexuales prohibidas.3 El esposo debe tener relaciones sexuales sólo con su esposa, y la esposa debe tenerlas sólo con su esposo.4 Ni él ni ella son dueños de su propio cuerpo, sino que son el uno del otro.5 Por eso, ninguno de los dos debe decirle al otro que no desea tener relaciones sexuales. Sin embargo, pueden ponerse de acuerdo los dos y dejar de tener relaciones por un tiempo, para dedicarse a orar. Pero después deben volver a tener relaciones; no vaya a ser que, al no poder controlar sus deseos, Satanás los haga caer en una trampa.6 Por supuesto, les estoy dando un consejo, no una orden.7-8 Yo preferiría que tanto los solteros como las viudas se quedaran sin casarse; pero a cada uno Dios le ha dado capacidades distintas. Unos hacen esto, y otros aquello.

9 Pero si no pueden dominar sus deseos sexuales, es mejor que se casen. Como dice el dicho: "Vale más casarse que quemarse".

10-11 A los que están casados, Dios les da esta orden: No deben separarse. Si una mujer se separa de su esposo, no debe volver a casarse. Lo mejor sería que arreglara el problema que tenga con su esposo. Pero tampoco el esposo debe abandonar a su esposa. Y esto no lo ordeno yo, sino Dios.

12 A los demás les aconsejo lo siguiente: Si alguno de la iglesia está casado con una mujer que no es cristiana, pero ella quiere seguir viviendo con él, no deben separarse.13 Del mismo modo, si una mujer de la iglesia está casada con un hombre que no es cristiano, pero él quiere seguir viviendo con ella, tampoco deben separarse.14 Porque el esposo que no cree en Cristo, puede ser aceptado por Dios si está unido a una mujer cristiana. Del mismo modo, una esposa que no cree en Cristo, puede ser aceptada por Dios si está unida a un hombre que sí cree en Cristo. Además, los hijos de ellos serán aceptados por Dios como parte de su pueblo, y Dios no los rechazará como si fueran algo sucio.15 Pero si el esposo o la esposa no cristianos insisten en separarse, que lo hagan. En estos casos, la esposa o el esposo cristianos no están obligados a mantener ese matrimonio, pues Dios quiere que vivamos en paz.16 Por otra parte, la esposa o el esposo que son cristianos podrían ayudar a que el esposo o la esposa que no son cristianos se salven.

Como ven, la Palabra de Dios explica claramente cada aspecto de nuestra sexualidad, nos da recomendaciones muy precisas y aclara muchas dudas con respecto a este tema y a todas las áreas de nuestra vida. ¡Es el manual perfecto de instrucciones para vivir mejor!

DoctorEdwinLemuel