DoctorEdwinLemuel

Pregúntele al Ps. Edwin Lemuel

Enter the code here:
Can't read the image? Click here to refresh



conferencista Cristiano

Conferencista en vida Cristiana

La Homosexualidad, la Biblia y el Mundo de Hoy

Parte III

No te acostarás con un hombre como quien se acuesta con una mujer. Eso es una abominación.

—Levítico 18.22 (NVI)


Este cuestionario, propuesto por la Asociación de Adictos Sexuales Anónimos de Estados Unidos, busca ayudar a determinar si una persona está adicta a ese comportamiento. Y aunque el resultado no es determinante, más de una respuesta positiva sugiere buscar ayuda especializada si:

• ¿Guardas secretos sobre tus actividades sexuales o mantienes una doble vida?

• ¿Te pasas buscando artículos o escenas sexualmente excitantes en periódicos, revistas u otros medios de comunicación?

• ¿Tus necesidades te han llevado a tener sexo en sitios o con gente con las que normalmente no te involucrarías?

• ¿Tus fantasías románticas o sexuales te causan problemas en tus relaciones o te impiden afrontar tus problemas?

• ¿Frecuentemente quieres alejarte inmediatamente de una pareja sexual después de haber tenido relaciones con ella?

• ¿Cada nueva relación tiene los mismos patrones destructivos que te incitaron a romper con la última?

• ¿Tus actividades sexuales necesitan cada vez mayor variedad y frecuencia sólo para sentir los mismos niveles de excitación y alivio?

• ¿La búsqueda de relaciones sexuales o románticas contradice o interfiere con tus creencias espirituales o tu moral?

• ¿Tus actividades sexuales incluyen riesgos de contraer enfermedades de transmisión sexual, como el sida o embarazos no deseados?

• ¿Tu comportamiento sexual o romántico te ha dejado alguna vez con el sentimiento de una falta total de esperanza y enajenación o con depresión?

Algunas señales

• Sólo te importa tu satisfacción.

• Piensas en tener sexo constantemente.

• Tratas de parar tu comportamiento y no tienes éxito.

• Experimentas sensaciones de vacío y sufrimiento tras cada relación sexual.

• Usas el sexo para escaparte de los problemas, de la ansiedad y de la soledad.

• Frecuentemente buscas experiencias más intensas que te dejan grandes vacíos.

• No te parece suficiente enamorarte de otra persona; eso no frena tu atracción sexual hacia otras.

• Presentas excusas para liberarte de responsabilidades o buscas el tiempo para satisfacer tus impulsos sexuales.

• Inviertes gran cantidad de tiempo durante el día en observar pornografía o en masturbarte.

• Tienes conductas de riesgo que te podrían llevar a contagiarte con una enfermedad de transmisión sexual, embarazo no deseado, VIH o ponerte en riesgo de problemas legales.

• Intentas atraer intensidad y entusiasmo a tu vida a través del sexo.

• Sufriste abuso sexual infantil.

• Aunque consigues el amor de otra persona, nunca te parece suficiente y no puedes frenar tu atracción sexual por otras personas.

• Intentas encubrir tus demandas de dependencia, te aíslas de tus seres queridos y traicionas tus valores.

Cifras reveladoras

• 6% de la población es adicta al sexo y, de este número, el 2% son mujeres.

• 40% de quienes la padecen pierde a su pareja.

• 72% de los adictos al sexo tiene ideas obsesivas sobre el suicidio.

• 17% ha intentado quitarse la vida.

• 40% tiene embarazos no deseados.

• 36% aborta.

• 27% tiene problemas laborales.

• 68% tiene riesgo de contraer sida u otras enfermedades de transmisión sexual.

• 71% de los adictos reconoce haber sufrido abusos físicos y el 83%, haber sido abusado sexualmente.

(Fuente: National Council of Sexual Addiction & Compulsivity (NCSAC).

DoctorEdwinLemuel