DoctorEdwinLemuel

Pregúntele al Ps. Edwin Lemuel

Enter the code here:
Can't read the image? Click here to refresh



conferencista Cristiano

Coach en vida cristiana

JESÚS SE INTERESÓ POR TI…POR ESO LO HIZO

"Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe"

Hebreos 12:2


 INTRODUCCION:

La vida Cristiana entera se resume en estas palabras: "Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe".

Tú empiezas la vida Cristiana por mirar a Jesús.

Terminas la vida Cristiana mirando a Jesús. "Puestos los ojos en Jesús" describe la fe misma.

Eres nacido de nuevo "puestos los ojos en Jesús". Tú vives la vida Cristiana "puestos los ojos en Jesús". Tú mueres como Cristiano "puestos los ojos en Jesús".

Tú eres salvo de la culpa del pecado "puestos los ojos en Jesús".

Tú vences al mundo "puestos los ojos en Jesús".

Tus oraciones son contestadas "puestos los ojos en Jesús". Tú triunfas sobre la muerte "puestos los ojos en Jesús".

 

En estos días y cada año,  las personas meditan en la pasión de Cristo y se enojan con los judíos.

Cantan y hablan mucho sobre Judas también. Sólo hacen lo de siempre.

ENFOQUE  EQUIVOCADO

Sin embargo es un enfoque  equivocado.

No es una meditación sobre el sufrimiento de Cristo, sino sólo una meditación sobre la maldad de los judíos y de Judas.

Otros a quienes les gusta hablar de la pasión de Cristo no entienden de que se trata.

LAS TRADICIONES

En nuestros países  de forma supersticiosa se adornan las casas, las calles y las iglesias, con imágenes y libritos, hábitos,  ramos, marcas oscuras en la frente, cartas y crucifijos.

No se come carne, no se usan martillo o no se clavan puntillas o clavos.

Otros hasta imaginan que haciendo estas cosas se están protegiendo contra ahogarse, quemarse, la espada y toda clase de peligros.

Tratan de usar los sufrimientos de Cristo para evitar que algún sufrimiento venga a su vida, lo cual, por supuesto, es totalmente contrario al llamado que nos hace el Espíritu Santo, en la Palabra.

OBSERVACION EMOCIONAL (Almática).

Además hay  gente a quien le gusta simpatizar emocionalmente con Cristo.

Lloran y derraman lágrimas sobre él porque fue tan inocente.

Son como las mujeres que siguieron a Cristo en el camino desde Jerusalén. ¡Él las reprendió! Les dijo que deberían llorar por ellas mismas y por sus hijos.

PEREGRINACIONES

En mi viaje a Jerusalén vi cómo la gente entra en la VIA  DOLOROSA, creyendo que reciben un gran beneficio pensando profundamente en cómo Jesús camino por allí…

Meditan en estas cosas durante horas y horas, pero nunca avanzan.

De alguna forma, no llegan realmente a meditar en el verdadero sufrimiento y muerte de Cristo. 

LO QUE SIGNIFICA.

Esta clase de gente incluye a los fanáticos que tratan de enseñar  a la gente que reciben una gran bendición sólo asistiendo a MISA  en Semana Santa o en la Cuaresma.

Incluso en esta temporada en nuestras estaciones de radio tenemos  oyentes nuevos,  que por la temporada,  han cambiado sus radios de las emisoras groseras…

Para escucharnos a nosotros,  porque saben que honramos a Jesús, siempre.  Gracias,  pero escuchar de la Pasión de Jesús no es suficientes.

No se  tratan de presentarse y ver una misa automáticamente  por el acto mismo de hacerlo.

  

La manera correcta de pensar en la pasión de Cristo.

Es reconocer plenamente cuán grande es la ira de Dios contra el pecado.

Entendemos esto cuando vemos que Dios libra a los pecadores sólo porque su muy querido Hijo — su Hijo único — pagó un rescate tan costoso por nosotros, como dice Isaías 53:8: “por la rebelión de mi pueblo fue herido”.

¿Qué sucede cuando vemos al querido Hijo de Dios molido en esta forma?

Habla del compromiso total del Hijo con la salvación de los pecadores.

Debemos creer profundamente, y nunca dudar, que en verdad eres el que mató a Cristo. … Soy yo.

Tus pecados le hicieron esto a él. Pedro aterró los corazones de los judíos cuando dijo en Hechos 2:36-37:

“vosotros [lo] crucificasteis”.

Tres mil personas se llenaron de tanto terror que temblando de miedo, clamaron a los apóstoles: “Hermanos, ¿qué haremos?”

Así, cuando mires los clavos penetrando sus manos, cree firmemente que es obra tuya. ¿Ves su corona de espinas?

Estas espinas son tus malos pensamientos. Son mis malos pensamientos.

¡Mira! Cuando una espina traspasa a Cristo, debo saber que más de mil deberían traspasarme a mí.

Deberían traspasarte por toda la eternidad en una forma aún más dolorosa que traspasaron a Cristo.

Cuando veas los clavos traspasar las manos y los pies de Cristo, date cuenta que tú debes estar sufriendo esto por toda la eternidad, con clavos aún más dolorosos.

Todo el que mira los sufrimientos de Cristo y los olvida, pensando que no valen nada, sufrirá tal destino por toda la eternidad.

LA  CRUZ  ES UN ESPEJO  DE LO  IBA  A SER  o DE LO QUE SERA.

La pasión de Cristo es un espejo de lo que  nos esperaba… Pero es un reflejo de  lo  viene,  para  el que deshonra  ES  SACRIFICIO.

Este espejo no es ninguna mentira ni broma. Todo lo que Cristo dice que pasará, en efecto sucederá.

DESCUBRI  QUE…

Hubo  un juicio que se  pronunció sobre mí en el cielo, hasta que vi que el Hijo eterno de Dios tuvo misericordia de mí.

Vi que él se adelantó y se ofreció en mi beneficio, recibiendo mi juicio y tomando mi lugar.

TENGO que  reconocer  cuán serios eran mis pecados…

Tan serios como  los sufrimientos de Cristo….

Por eso mandó Cristo a las mujeres: “no lloréis por mí, sino llorad por vosotras mismas” (Lucas 23:28).

Es como si Jesús dijera:

Aprende de mi muerte lo que has ganado y lo que mereces recibir”.

 

LOS  SUFRIMIENTOS  DE  CRISTO NOS HACEN IGUALES.

Los sufrimientos de Cristo en realidad hacen a todas las personas iguales.

Así como Cristo muere en forma horrible en su cuerpo y alma por nuestros pecados, nosotros, como él, tenemos que morir a nuestra mentalidad de Pecado.

Tenemos  que renovar  nuestra conciencia por causa de nuestro pecado.

Los judíos que NO mataron a Cristo, los romanos tampoco.

Fuimos todos…

Esa gente… sólo fueron los siervos de tus pecados.

En verdad y  yo somos  la razón  de  ese sacrificio.

RECIBAME  ESTO…

Todo el que medita en los sufrimientos de Cristo en la forma correcta por un día, una hora, aun por quince minutos, está haciendo algo mucho mejor que ritos religiosos,  que  ayunos y promesas, por todo un año, recitar los salmos todos los días, o escuchar cien misas o venir a cien servicios evangélicos.

LA MEDITACION CORRECTA CAMBIA…

La meditación correcta en el sufrimiento cambia el carácter de la persona.

1 Pedro 2:23-24

 

“…el mismo llevo nuestros pecados en su cuerpo… para que nosotros estando muertos, vivamos a la justicia…”

Los sufrimientos de Cristo logran su obra verdadera, natural y noble. Matan el viejo Adán.

Eliminan de nosotros toda lascivia, placer y seguridad que tal vez pensemos que una criatura de Dios nos podría dar, así como Cristo fue abandonado por todos, inclusive por Dios.

El consuelo del sufrimiento de Cristo

Toma tus pecados y échalos sobre Cristo.

Cree con un espíritu gozoso que tus pecados son sus heridas y sufrimientos.

Él los lleva y hace satisfacción por ellos, como dice Isaías 53:6: “Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros”.

Pedro dice en 1 Pedro 2:24: “Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero”.

En 2 Corintios 5:21 Pablo dice: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él”.

Debes confiar en versículos como éstos en la Biblia con toda tu fuerza, aún más cuando tu conciencia trate de matarte.

Nunca hallarás la paz si pierdes esta oportunidad para tranquilizar tu corazón.

Tendrás tantas dudas que te desesperarás.

Si pensamos demasiado en nuestros pecados, repasándolos una y otra vez en nuestra conciencia, manteniéndolos en nuestro corazón, pronto serán demasiados para que los podamos manejar y vivirán para siempre.

Pero cuando vemos nuestros pecados puestos en Cristo y lo vemos triunfar sobre ellos con su resurrección, y sin temor lo creemos, nuestros pecados están muertos y se desaparecen.

No quedan sobre Cristo, sino son tragados por su resurrección.

Ahora no ves ninguna herida, ningún dolor, ningún pecado en absoluto en él.

Por eso Pablo dice en Romanos 4:25 que Jesús “fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación”.

En su sufrimiento Cristo hizo conocer nuestros pecados y fue crucificado por ellos.

Por su resurrección nos hace justos y libra de todo pecado.

HAZTE ENEMIGO DEL PECADO.

 Cuando tu corazón está puesto en Cristo, eres un enemigo del pecado, por causa del amor y no porque temes el castigo.

Los sufrimientos de Cristo deben ser un ejemplo para toda tu vida.

No solo en semana santa.

Amen.

 

DoctorEdwinLemuel