DoctorEdwinLemuel

Pregúntele al Ps. Edwin Lemuel

Enter the code here:
Can't read the image? Click here to refresh



conferencista Cristiano

Conferencista en vida Cristiana

SE LIBRE DEL TERRORISMO EMOCIONAL

Se trata de una especie de terrorismo Emocional… Es una de las prácticas más utilizadas en las batallas de pareja y aun en la familia en general… Nuestro Entrenador en Vida Cristiana, llama terrorismo emocional a la toda forma de manipulación que se practica para controlar, herir o afectar la autoestima de la vida en pareja.

Hoy el Dr. Edwin Lemuel, nos habla del tema y presenta testimonios del Terrorismo Emocional.

* (El terrorismo es el uso sistemático del terror, para coaccionar… en la promoción de sus objetivo).


ES CUANDO de forma consciente o inconsciente o voluntaria o involuntaria, se exige a otra persona que actúe según los propios deseos o necesidades, utilizando los sentimientos como arma.

Los celos, las amenazas directas o veladas, la exigencia, infundir sentimientos de culpa o incluso una actitud victimista, son algunas de las estrategias manipuladoras más utilizadas.

Decidimos unirnos a otra persona para construir algo en común. La pareja, por lo tanto, es la sociedad más pequeña que existe y donde invertimos gran parte de nuestro capital afectivo.

Normalmente esta unión se realiza con la idea de que nos permitirá a ambos salir adelante. Pero, como en toda sociedad, uno de los peligros que acechan a la pareja son las luchas de poder. Éstas suelen darse cuando se olvida que existe un proyecto en común y uno o ambos miembros intentan imponer sus reglas y sus objetivos individuales.

A menudo no es fácil reconocer el terrorismo emocional o chantaje o la manipulación emocional, dado que a veces está tan infiltrado en nuestras relaciones que no nos percatamos de cuándo somos víctimas de él ni cuándo lo empleamos.

La pareja, por ser un espacio donde están sumamente implicados los sentimientos y muchas decisiones, supone un terreno idóneo para que aparezca.

Cuando la manipulación es constante…Va desgastando a la pareja. Entonces de la unión no se derivan ganancias, sino pérdidas, o sólo se enriquece uno de sus miembros, mientras que el otro resulta cada vez más empobrecido. Reconocer este juego de dominación es la única manera de desactivarlo.

¿POR QUÉ MANIPULAMOS?

En realidad todos, en un momento u otro, hemos utilizado algún tipo de chantaje emocional.

La manipulación está presente cuando intentamos controlar lo que dice o hace otra persona, cuando le exigimos algo sin dejarle posibilidad de elegir, o cuando nos empeñamos en que cambie y se adecue a lo que deseamos, aunque todo esto lo hagamos creyendo que es por su bien.

Detrás de la manipulación, por lo tanto, existe una búsqueda de poder y control ante la inseguridad que se siente despierta ante la otra persona.

Lo que el chantajista emocional, o el terrorista emocional, trata es tocar alguno de los puntos débiles de la otra persona para que en vez de que se deje llevar por sus propios deseos se ajuste a nuestras necesidades. De este modo uno siente que lleva las riendas de la relación y eso aporta una agradable sensación de seguridad.

Lógicamente existen diferentes grados de manipulación emocional. Algunos chantajes son más transparentes e inofensivos, otros más retorcidos.

Algunos no implican daño para la otra persona, mientras que otros pueden resultar muy destructivos.

Ciertos individuos pueden llegar a tiranizar a la persona con la que conviven utilizando el desdén, la humillación, la crítica o la desvalorización. El abuso físico o verbal pueden ser manifestaciones extremas de manipulación, en los que el objetivo es anular la autoestima de la otra persona. Se intenta rebajar y degradar al otro para sobresalir y compensar un gran sentimiento de inseguridad.

JUEGOS DE DOMINACIÓN

En el mundo de la pareja se producen muchas veces juegos de dominación en los que cada miembro adopta un papel diferente y agarra al otro con diferentes armas de manipulación.

En ocasiones la relación se convierte en un campo de batalla en el que ambos luchan para controlar la situación o reivindicar su punto de vista.

Otras veces existe una clara jerarquía de poder y uno de los dos decide e impone, mientras que el otro acata sus órdenes.

Es preciso recordar que la manipulación siempre es cosa de dos.

Las luchas de poder sólo son posibles cuando hay dos bandos enfrentados e, igualmente, para que alguien se imponga en una relación es preciso que haya otra persona que lo acepte.

En muchos casos se trata de un encuentro de necesidades. Así como uno necesita dominar para sentirse más seguro, el otro acepta someterse como un modo de delegar responsabilidades o incluso de mantener la relación.

El chantaje emocional puede adoptar diferentes formas. La clave está en provocar una mezcla de miedo, obligación y culpa para que la pareja acabe sucumbiendo a las propias expectativas. Para ello se pueden emplear estrategias tan diversas como:

• El castigo:

Se amenaza, de manera directa o implícita, que si no se realiza lo que uno desea habrá que atenerse a consecuencias negativas. Por ejemplo: “Si no vienes hoy conmigo, no esperes que mañana te acompañe”.

• El autocastigo:

En este caso la amenaza va dirigida a dañarse a uno mismo para hacer sentir culpable al otro. “Si tú no me quieres la vida no tiene sentido para mí, así que me abandonaré”.

• Las promesas:

Se ofrecen promesas maravillosas a cambio de que se acate la propia voluntad, pero no siempre se cumplen. “Si sigues conmigo te prometo que cambiaré y que seremos felices”.

• El silencio:

Supone una manera fría de mostrar enfado, en que el otro siente que sólo si cede logrará mejorar el clima relacional.

• Hacerse la víctima:

Es una exigencia disfrazada de sentimientos de lástima y culpabilidad. Como, por ejemplo: “Si no vienes a verme estaré todo el día solo”.

• Dar para recibir:

En ocasiones dar u ofrecer cosas se utiliza para atar a la otra persona. “Dado que te ayudé ahora merezco algo a cambio”.

• Culpabilizar:

Se utilizan reproches o comentarios críticos para que alguien se sienta culpable y así corrija su actitud o su comportamiento.

CÓMO DETECTAR LA MANIPULACIÓN

El mensaje manipulador puede expresarse mediante palabras o actitudes, pero siempre es viene con una sensación de amenaza o exigencia. Escuchar las propias sensaciones y sentimientos ante los mensajes que recibimos es una buena fórmula para detectar cuándo somos víctimas de un chantaje emocional.

Por lo general, la manipulación nos hace sentir que estamos en una situación que no tiene fácil salida. Si accedemos a la petición debemos renunciar a nuestros deseos o necesidades, mientras que si no lo hacemos aparecen sentimientos de culpabilidad o miedo a ser rechazados o a que la otra persona se enfade.

Es importante diferenciar una petición de una exigencia. Pedir implica dar libertad para elegir entre satisfacer o no la demanda y se tiene en cuenta a la otra persona. Mientras que al exigir no se da esta alternativa y se ignoran los sentimientos y las necesidades del otro. Cuando una persona no cede a una exigencia puede obtener consecuencias negativas, como ser calificada de egoísta, interesada o insensible, o recibir algún tipo de castigo, como el enfado o una actitud despreciativa.

Detectar esta diferencia entre petición y exigencia nos informará de cuándo somos objeto de manipulaciones o cuándo las utilizamos para conseguir lo que deseamos.

SALIR DE LA TRAMPA

Los juegos de dominación más intrincados son aquellos que implican un doble mensaje. Detrás de la petición legítima se esconden fines subterráneos que responde al propio interés. Son trampas del tipo: “No hace falta que vengas. Tienes mucho trabajo y, total, siempre me las arreglo solo”.

Una manera de desmontar las trampas manipuladoras es hacerlas explícitas, es decir, verbalizar lo que se expresa de manera indirecta. Si lo hacemos en forma de acusación, diciendo por ejemplo: “Lo que en realidad quieres es que te acompañe y para ello me haces sentir culpable”, es fácil que se desmienta por la otra parte o incluso que haya como contestación una acusación mayor.

Un aprendizaje importante en las parejas, y en todo tipo de relaciones, es aprender a comunicarse debidamente para aclarar malentendidos o situaciones confusas.

Las manipulaciones dejan de tener poder sobre nosotros si las reconocemos como tales y expresamos a la otra persona cómo nos sentimos. Se puede decir, por ejemplo: “Me siento dividido. Por una parte me dices que no venga, pero por otra me da la impresión de que si no lo hago te fastidiará. Dime realmente lo que deseas y veré qué puedo hacer”.

Si apelamos a nuestros sentimientos es más probable que nuestra pareja nos comprenda y quiera poner de su parte para aclarar la situación.

Si ambos miembros de la pareja deciden deponer sus armas manipuladoras pueden ayudarse mutuamente, reconociendo cuándo ponen en marcha este tipo de artimañas. Sin embargo, en ocasiones uno de ellos o ambos no están dispuestos a reconocer cómo coartan la libertad de su pareja ni quieren cambiar su modo de relacionarse.

En todo caso cada uno decide si hacer de la pareja un campo de batalla o un lugar de encuentro y de cooperación basado en el respeto, donde no sólo gane uno sino los dos.

Lectura: Santiago 4:1-3(b)

Basado en un artículo de: Cristina Llagostera, en una adaptación del Dr. Edwin Lemuel Ortiz.

DoctorEdwinLemuel