DoctorEdwinLemuel

Pregúntele al Ps. Edwin Lemuel

Enter the code here:
Can't read the image? Click here to refresh



conferencista Cristiano

Conferencista en vida Cristiana

LOS OYENTES CONSULTAN

Mi situación proviene de un problema con mis relaciones interpersonales. Resulta que en mi casa me siento el ser más seguro que existe. Pero fuera de ella soy el ser más introvertido, inseguro y temeroso que pueda existir.


Tengo miedo de lo que piensen de mí, especialmente mi jefe en el nuevo trabajo en donde comencé recientemente. Soy relacionista publico… Me preocupa mucho la imagen que se tiene en estos días de estos profesionales, los cuales deben ser extrovertidos, dinámicos y súper activos, además de elocuentes y oradores en público.

Por esto pienso que reprimir tantas emociones en público me ha hecho una persona hostil. He peleado con todo el mundo, desde ex compañeros del grupo de la iglesia hasta compañeros de estudios y temo mucho que me pase en el trabajo.

Quisiera saber por qué soy así…?

También tengo curiosidad sobre qué es normal en una conducta sexual... No soy casado, no tengo pareja, tengo 31 años y no sé qué hacer para autorrealizarme. EL desesperado hostil. Nuestro entrenador en Vida cristiana. Respóndeme. Adelante Dr. Edwin Lemuel.

Estás tan pendiente a lo que otros puedan pensar de ti, que haces tuyas las expectativas ajenas y te castigas por no complacer el prototipo.

Esto le pasa a muchos mas personas de las que te imaginas.

Conozco excelentes relacionistas públicos, maestros, trabajadores sociales, pastores, sacerdotes, tímidos que hacen su trabajo sin súper actividad ni elocuencia.

No estás en un concurso de oratoria, estás viviendo tu vida.

Esa, te la tienes que inventar tú.

Claro que no sabes qué hacer para autorrealizarte, si estás mirando un modelo fantasioso.

Te faltó decir que el relacionista publico ejemplar debe ser karateca, medir 6'3" y hablar cinco idiomas. [Yo podría decir que el Pastor Ideal, debe tener la sonrisa de Joel Osteen, la estatura TD JAKES, La Unción de Benni Him. Pero no… Soy el mejor Edwin Lemuel que pueda existir y ellos son cada uno, el mejor candidato para llevar sus respectivos nombres].

Acéptate como eres, que el prójimo piense lo que le dé la gana. En vez de pelear con ellos, dedica esa energía a reconocer y pulir tu forma de ser. Sobre todas las cosas agradar a Dios.

Si desarrollas tu estilo propio, te sentirás más seguro, atraerás pareja, y el jefe reconocerá tu trabajo. En el sexo, lo normal es aquello que no atente contra la dignidad de los cónyuges y que no le haga daño a nadie.

Compartir sexualmente con otra persona es un asunto interpersonal. No te fijes en la imagen, como sucede en el trabajo.

Fíjate en los deseos de la otra persona y en los tuyos.

Supera el estrés y la ansiedad

A pesar de tener tantas responsabilidades reocupaciones en tu casa y lugar de empleo, el estrés y la ansiedad se pueden controlar si la atacas a tiempo, todo comienza por organizar todo a tu a tu alrededor, incluyendo tu tiempo y pensamientos.

Cambia tu manera de pensar

• Tu estado de ánimo (triste, nervioso, estresado) se origina en tus pensamientos y lo que tú te dices a ti mismo. En la mayoría de los casos, puedes controlar tu estado de ánimo si escoges en qué pensar y qué decirte a ti mismo.

• Cuando te sientas demasiado estresado, se consciente de tus pensamientos. ¿Empeoran estos pensamientos la manera en que se siente? En tal caso, reemplácelos con pensamientos más positivos. Haga una lista de 4 a 5 afirmaciones positivas sobre usted mismo que puede usar cuando se siente estresado.

Aquí tienes algunos ejemplos:

Puedo controlar mi reacción a una situación, incluso si no puedo controlar la situación. o Soy una buena persona.

Estoy tranquilo y relajado.

Estoy en paz conmigo mismo y con el mundo a mi alrededor.

Aceptaré las cosas que no puedo cambiar. Tendré el valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y aprenderé a distinguir las unas de las otras.

• Ayude a su cuerpo a manejar el estrés: Haga actividad física como parte de su rutina cotidiana. Coma una dieta saludable con alto contenido de frutas y verduras. Beba mucha agua y descanse lo suficiente.

Pruebe con un masaje.

Tome una ducha o baño largo.

Tómese un respiro de las situaciones estresantes: cuente hasta 10, respire profundo, sueñe despierto o tómese vacaciones si puede.

Divida las tareas grandes en tareas pequeñas y enfrente una a la vez.

Aprenda a relajarse y practíquelo sistemáticamente. El Departamento de Asuntos de Excombatientes ofrece cursos de relajación.

Organícese para tomarse un tiempo de descanso para usted todos los días.

Hable sobre los problemas con alguien de su confianza.

Tómese el tiempo para hacer las cosas que disfruta.

Planee con anticipación y mida su tiempo para no estar retrasado o muy apurado.

Escuche música, pinte o exprésese artísticamente.

Imagínese al frente de situaciones de mucho estrés de manera calmada y eficaz.

 

DoctorEdwinLemuel