DoctorEdwinLemuel

Pregúntele al Ps. Edwin Lemuel

Enter the code here:
Can't read the image? Click here to refresh



conferencista Cristiano

Coach en vida cristiana

NECESITAS MADURAR

Un de las cosas que nadie quiere escucha es que nos digan que somos inmaduros. Ejemplo: “Por tu inmadurez yo estoy pasando esto, por tu inmadurez yo tengo este problema”. Para muchos podria ser casi un insulto.

Es muy fácil decir que la otra persona es una inmadura, que no sabe nada, que no logra hacer las cosas bien y creer que todo nuestro drama existencial, tiene que ver con la inmadurez del otro y no con nosotros.

Pero la verdad: Cada uno es responsible de sus actos. “Yo soy responsable de mi propia vida y yo tengo que madurar”.

¿Cuántas algunas veces recibieron esa queja de que eran inmaduras?, ¿cuántas les dijeron a sus parejas que eran inmaduras?

“Eres un inmaduro, un chiquilla, pareces un niño, cuando vas a crecer…?”.


¿Qué es madurez? que ni los halagos ni las ofensas te desvíen del camino. ¿Qué hay que hacer?,

¿Qué es lo que te ofende últimamente?

Porque ahí donde te ofendés, es donde tienes tu área de debilidad en la que Dios tiene que trabajar.

¿Qué cosas te ofenden? cada uno de nosotros sabemos cuáles son las cosas que nos ofenden, cuando el otro nos dijo algo y eso nos hizo mal, nos lastimó, nos hirió, nos hizo llorar durante tres días, nos agarró una depresión profunda por esa situación que tuvimos, ¿qué es lo que todavía ofende tu espíritu, tu alma?, ¿qué es lo que todavía ofende tu estima?, ¿qué cosas que te dicen los demás, todavía quedan retumbando en tu mente y te terminan dañando y debilitando, quitándote fuerzas?.

Tienes que reconocer porque esa es tu área de debilidad, porque si algo te ofende, te desvía del camino, entonces todavía tenés una personalidad inmadura.

Madurez es sentirnos seguros aún con los éxitos de los demás y eso no es fácil. Cuando al otro le va bien, hay que mantenerse seguro para decir: yo sé que a mi también me va a ir bien, firme.

¿Cuál es el peor enemigo que tuviste en tu vida?

El más grande enemigo que tuviste en tu vida, el que más te dañó, el que más te hizo sufrir, puede ser el marido el que te hizo sufrir.

La cuñada, o cuando te casás, te casaste con toda la familia. No. Tu misma. Tu mismo.

Todos tenemos enemigos, pero el enemigo más grande que tenemos somos nosotros mismos, porque cuando somos inmaduros, cuando no crecemos en la vida, cuando ponemos nuestra carga en el otro, cuando no podemos superar nuestros límites, nos transformamos en nuestros peores enemigos…

Pero Dios nos dio sueños grandes y como Dios a cada uno de nosotros nos dio sueños grandes, Dios se va a encargar que nosotros alcancemos esos sueños y para alcanzar esos sueños va a trabajar en nuestras áreas inmaduras, Él va a elegir esa área de inmadurez y va a comenzar a trabajar, porque generalmente no son muchas áreas en las que somos inmaduros, hay una o dos áreas en donde siempre caemos y siempre fallamos y siempre nos angustiamos.

Por ejemplo, puede ser tu sensibilidad, puede ser que siempre por tu insensibilidad hagas un acto de inmadurez, o por tu auto lástima, o por tu boca, lo que dice, o por tu desorden.

La inmadurez aparece por ese lado…por ejemplo tu ansiedad.

La critica, la impulsiva, la vagancia. La vagancia es inmadurez.

La Dra. Alejandra Stamateas, aplica a ester tema un concepto de la medicia de forma muy borillante. La palabra, "hipoxia" significa falta de oxígeno, hay personas que se han muerto porque se terminó el oxígeno del lugar y el problema es cuando se va terminando el oxígeno, no te das cuenta porque no cambia nada en el ambiente, pero a te va agarrando sueño y te quedás dormida, y así te mueres; y hay personas que tienen hipoxia, les falta oxígeno para vivir, parecen vivos, pero se están muriendo de a poquito, especialmente la gente vaga.

No tienen nada para hacer y como no tienen nada para hacer, son tan inmaduras que viven tratando de criticar la vida de los demás, de hacerle mal la vida al otro. No soy yo.

Apocalipsis 3:1 dice "...tienes fama de estar vivo, pero en realidad estás muerto".

Damas y caballeros, no podemos estar en vagancia, hay que hacer, hay que moverse, porque sino haces, si no te moves, te transformás en un parásito y los demás están hartos de parásitos, porque empiezas a vivir de otros.

No naciste, para ser un parásito, yo tengo vida y vida en abundancia. Amén.

Ahora….Yo no sé cuál es tu área de inmadurez, yo si sé cuál es la mía, y sé que Dios trabaja todo el día en esa área de inmadurez, porque a pesar de los años que tengo, tengo áreas de inmadurez y todos los años y todos los meses y todas las semanas, el Señor golpea a mi puerta y dice: estamos trabajando.

Y no nos gusta que el Señor trabaje ahí, me cuesta que el Señor trabaje ahí, pero hay que trabajarlo.

Determiná cuál es tu área de inmadurez, porque Dios va a preparar el terreno y va a preparar cierta gente para quebrar esa inmadurez, pero la madurez no viene de un día para el otro, la madurez es un proceso y cuanto más te resistís, más largo es el proceso.

La visión de Dios es entrenarnos para que alcancemos madurez.

Dios tiene que trabajar en nuestra área de debilidad. ¿Piensá cuál es tu área de inmadurez?

¿Qué características tiene una persona madura?

Es enseñable. Puede aprender más…

Ser mejor persona, mejor líder, mejor mamá, mejor esposa, mejor trabajadora, mejor conductora de radio… Mejor maestro… Mejor policia.

El gran problema es, cuando creemos que sabemos todo, y lo he visto últimamente, y perdonen los varones, pero se los voy a decir, los varones son muy competitivos y los varones no quieren escuchar a otro varón que sepa, ningún varón quiere que una mujer le enseñe…

Porque la gente enseñable no tiene problemas que una mujer le esté explicando algo, pero hay muchos hombres que no soportan que una mujer les enseñe algo, les dé una orden, no soportan que otro hombre sepa más que ellos, entonces no los quieren escuchar, no quieren aprender y una persona madura es una persona enseñable, que tiene un espíritu enseñable, que se deja enseñar por otro, que sabe que el otro sabe algo que él no sabe y por lo tanto tiene que aprender.

Hay que tener un espíritu enseñable. La gente, aunque no haya estudiado, te puede enseñar a vivir, y tienes que aprovechar lo que la gente sabe de la vida y tienes que preguntar.

Una persona madura es una persona que se deja enseñar, no que ya se las sabe todas, no la que cree que está en otro nivel…

¿En qué área estás insatisfecho?, ¿en qué área de tu vida estás insatisfecha? porque esa es el área donde más vas a crecer.

A mí me falta aprender algo, esto lo tengo que manejar mejor, esto lo podría hacer mejor…

La Dr. Alejadra Stamateas dice: Insatisfacción no es lo mismo que perfeccionismo, y eso les pasa a las mujeres que son tan perfeccionistas, que todo lo que ven lo hacen mal y siempre parece que les falta, esto lo hice mal, se critican ¿cuál es la diferencia entre sentirme insatisfecha con algo, para lograr algo mejor y ser una perfeccionista?

Que la perfeccionista, siempre ve lo malo que hace, la mujer perfeccionista o el varón, cuando hace algo, solamente va a ver las cosas negativas que hizo, en cambio la persona insatisfecha ve lo bueno y ve lo malo, ve lo bueno, festeja lo bueno que hizo y dice, vamos para adelante y ve lo malo y dice esto malo lo voy a poder superar.

El perfeccionista no, ve solamente las cosas malas, es como le decía a esa mujer que se para frente al espejo y cuando se mira, ve solamente los aspectos negativos de su cuerpo y no puede ver nada lindo, esa persona es perfeccionista, pero en cambio, el insatisfecho dice, esto me gusta, esto lo estoy haciendo bien, acá aprendí, bien esto lo estoy ejerciendo bien, pero sin embargo hay uno o dos puntos que todavía no los estoy haciendo, y tengo que aprender y voy por eso.

Una mujer madura o un hombre maduro, aparte de tener un espíritu enseñable, hacen cambios.

Sabes que estás vivo porque hacés cambios, si permaneces igual te estancaste y el que se estanca va para atrás.

Tienes que hacer cambios y una persona madura hace cambios.

Una persona madura desafía su fe, ¿estás desafiando tu vida de fe? si quieres que pase algo económico en tu vida ¿el único desafío que tienes es pedirle a Dios que te cambie tu vida económica? o ¿estás desafiando tu fe?

¿Estás desafiando tu vida económica? Señor yo voy a ofrendar cada vez más, a mi me parece que no me alcanza, pero yo desafío mi vida económica y voy a ofrendar cada vez más, en vez de dar el diezmo voy a dar el veinte por ciento,

¿Desafiás tu vida intelectual? Ay, cómo me gustaría ser inteligente, terminar la universidad, cómo me gustaría hacer esto, ¿estás desafiando tu vida intelectual? o ¿todavía tenés la fe de espera, la fe de Dios lo hará? ESO es inmadurez. Esperar que Dios todo lo hara.

La pastora Alejandra staamatea le llama a eso “el espíritu de lotería”, en algún momento se me va a dar, en algún momento va a salir mi numerito ganador o ¿estás desafiando tu fe para que las cosas ocurran?,

Tienes que mover tu fe y hacer cambios, los cambios que sean necesarios para ver lo que querés ver en tu vida.

¿Cuántas cosas todavía no estás viendo? hacele un desafío a eso, si así no me está funcionando, si así no veo el resultado ¿por qué no te desafias?

¿Por qué no desafias tu vida económica?, ¿por qué no desafias tu vida intelectual?, ¿por qué no desafias tu vida emocional? basta de esto, algo diferente me tiene que ocurrir.

Una persona madura se atreve a cambiar lo que no le está funcionando en su vida y tienes que atreverte a cambiar, hay cosas que no están funcionando, pero la decisión la tienes que tomar tú, te puedo asegurar, mientras te muevas, Dios va a bendecir tu vida porque Dios se mueve con los que se mueven.

No hay una sola opción, hay muchas y desafiá tu fe.

¿Qué es madurez? que ni los halagos ni las ofensas te desvíen del camino. ¿Qué hay que hacer?,

¿Qué es lo que te ofende últimamente?

Porque ahí donde te ofendés, es donde tienes tu área de debilidad en la que Dios tiene que trabajar.

¿Qué cosas te ofenden? cada uno de nosotros sabemos cuáles son las cosas que nos ofenden, cuando el otro nos dijo algo y eso nos hizo mal, nos lastimó, nos hirió, nos hizo llorar durante tres días, nos agarró una depresión profunda por esa situación que tuvimos, ¿qué es lo que todavía ofende tu espíritu, tu alma?, ¿qué es lo que todavía ofende tu estima?, ¿qué cosas que te dicen los demás, todavía quedan retumbando en tu mente y te terminan dañando y debilitando, quitándote fuerzas?.

Tienes que reconocer porque esa es tu área de debilidad, porque si algo te ofende, te desvía del camino, entonces todavía tenés una personalidad inmadura.

Madurez es sentirnos seguros aún con los éxitos de los demás y eso no es fácil. Cuando al otro le va bien, hay que mantenerse seguro para decir: yo sé que a mi también me va a ir bien, firme.

--

Hebreos 5:14 "En cambio el alimento sólido es para los adultos para los que tienen la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo. Pues han ejercitado su facultad de percepción espiritual".

 

DoctorEdwinLemuel