DoctorEdwinLemuel

Pregúntele al Ps. Edwin Lemuel

Enter the code here:
Can't read the image? Click here to refresh



conferencista Cristiano

Coaching en vida Cristiana

CUANDO LO FÍSICO SE ANTEPONE AL AMOR

La sexualidad incluye aspectos físicos y emocionales incluyendo nuestra personalidad. Es por esto que cualquier enfermedad aguda o crónica puede afectarla. Y aunque no lo creas las enfermedades han destruido mas matrimonios y hogares mas de lo que te imaginas.

En PQEB, nuestro “Entrenador en Vida Cristiana”, nos habla como algunas enfermedades y sus tratamientos, pueden afectar, la sexualidad y la calidad de vida de un matrimonio. Adelante Dr. Lemuel.


LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS Y SUS TRATAMIENTOS PUEDEN ALTERAR EL DESEO Y LA EXCITACIÓN SEXUAL…

Estudio de Caso:

Llevan seis años de casados y, a juzgar por la forma en que se comportan en público, es una pareja feliz y sin mayores problemas.

Sin embargo, están pasando por una situación que, por lo menos para la esposa, es más que preocupante. Pero a ella, a quien llamaremos Maria para proteger su verdadera identidad, se le hace muy difícil conversar con su esposo sobre el espinoso tema.

“Cuando nos casamos, yo sabía que era diabético y que no se cuidaba mucho. Y aunque en casa lleva una dieta controlada, en la calle él come lo que le da la gana. Así que siempre tiene la azúcar muy alta, a pesar de que toma medicamentos. Él tiene ahora 44 años y hace poco también le diagnosticaron hipertensión”, cuenta Maria, tras aceptar que esos problemas de salud han afectado seriamente la vida sexual. Al punto que llevan más de ocho meses sin tener relaciones sexuales.

“Él se rehusa a aceptar que tiene un problema de erección. Y ya no me atrevo a decirle que hable con el médico porque la última vez que le dije algo se puso furioso. Ahora ni siquiera me atrevo a darle un abrazo o tocarlo porque cualquier intento que hago él lo rechaza”, cuenta amargamente la mujer de 33 años.

La situación de esta pareja es más común de lo que te puedes imaginar. De hecho, la realidad es que muchos males modernos están haciendo estragos en la población. Desde diabetes, enfermedades cardiovasculares, síndromes metabólicos y cáncer, hasta hipertensión o depresión, entre muchas otras enfermedades. Y no sólo reducen años de vida y provocan dolencias físicas, también atentan contra el buen desempeño sexual…

Pero muchos no les plantean abiertamente a su médico que tienen un problema. De ahí la importancia, de buscar ayuda medica.

Uno de los principales elementos que se debe tener en cuenta es aceptar que se tiene una enfermedad que está causando algún tipo de disfunción sexual.

A veces es tan sencillo como pedirle al medico que cambie el medicamento a ver si el problema de sexualidad se mejora. Hay pacientes con disfunción eréctil parcial o completa y con simplemente cambiar los medicamentos la persona mejora. Pero eso hay que conversarlo con el medico para que determine si es factible”, agrega Pando.

En la Biblia hay ejemplo de enfermedades, que los tiempos biblicos eran causal de separacion de la vida sexual. Como las hemorragias vaginales y la lebra.

Jesus sana a una paciente de “flujo de sangre” en Mateo 9:19, que habia perdido todo. Dinero, estatus social, matrimonio y familia. En el capitulo de Mateo, sana a otra victima de enfermedad, que tambien habia sido despedido de su casa, de su familia y de sus seres queridos por padecer lepra. Estos pacientes no podian compartir sexualemente con sus parejas por causa del tipo de enfermedad que padecian. Jesus, compadeciendose de ello, sanaba a los leprosos, para que regresaran a sus casas con sus conyuges y fueran libres.

Hoy, dia ya la lepra no es tan comun, pero hay otras que tambien atacan a las personas y afectan su vida sexual y de convivencia con sus conyuges.

Una de las enfermedades que más problemas sexuales provoca en el hombre, es la diabetes. Cuando hablas de diabetes, principalmente en el hombre, podemos decir que es el flagelo de la sexualidad.De hecho después de los 50 años, la mitad de los hombres diabéticos tienen problemas de erección.

La razón fundamental de que la diabetes crónica es tan impactante en la sexualidad del varón, es que provoca neuropatías del pene.

Se dañan las terminaciones nerviosas que existen en el endotelio del pene y no se producen las conexiones necesarias para que se lleve a cabo el proceso normal de vasocongestión, el cual culmina en una erección. Quiere decir que la neuropatía diabética, algo que sucede muy comúnmente, va a producir problemas de carácter neurológico en el pene.

Por ejemplo, medicamentos para disminuir la presión arterial, para la depresión e incluso algunas terapias contra el cáncer pueden disminuir el deseo sexual considerablemente.

Pero asegura que aún así, se puede mantener una buena relación sexual. Todo va a depender de la actitud y la educación sexual que tengas.

Lo que pasa, es que cuando a un hombre de 30, 40 ó 50 años, acostumbrado a relaciones sexuales con erección, se le elimina esa alternativa “es como estar discapacitado”.

La erección en el hombre no solo tiene el valor erectar el pene y tener un coito, sino que tiene también el valor simbólico de su virilidad, su sentido de ser hombre. Aunque para muchas mujeres también es muy importante.

De ahí la importancia, en desarrollar una actitud de aprender todo lo que puedas sobre la enfermedad y estar abierto a realizar modificaciones.

Por ejemplo si padeces de artritis, tal vez tener relaciones sexuales en la mañana es una tortura. Y si esperas muy tarde en la noche, el cansancio tal vez te venza. Si te dejas llevar por ese ciclo pasarán meses sin que tengas intimidad. En ese mismo caso, ciertas posiciones podrían ser más apropiadas que otras. Todo está en comunicarte con tu pareja y negociar lo que mejor les convenga a ambos.

También es importante recordar que la intimidad, el contacto físico y emocional de la pareja, puede ser curativo.

De hecho, los expertos coinciden en que no es indispensable una relación coital para tener una sexualidad sana, pero el contacto físico si lo es.

Tu sexualidad es esencial para tu bienestar. No permitas que una enfermedad crónica te quite esa parte de ti.

www.centrodemejoramientopersonal.com

• Dr. José Pando:(787) 269-0860
Recomendaciones
Si tienes una enfermedad crónica, es importante que leas y te eduques sobre la afección que te aqueja. Mientras más sabes, mejor podrás manejar tu padecimiento y sus consecuencias.

Aquí te presentamos algunas sugerencias para mantener una vida sexual saludable:

• Planea la actividad sexual para la hora del día en que tienes más energía y cuando tu problema de salud te molesta menos.

• Asegúrate de descansar y estar relajado al momento de iniciar la actividad sexual.

• Espera por lo menos dos horas después de comer antes de tener sexo.

• Si necesitas tomar calmantes para el dolor, toma el medicamento 30 minutos antes de tener actividad sexual.

• Elimina el alcohol que tomas y evita el cigarrillo. El alcohol y el tabaco pueden afectar el funcionamiento sexual.

• Toma de las manos, abraza y toca a tu pareja, incluso cuando no planeas tener sexo. • Usa tus sentidos para hacer que la actividad sexual sea más placentera. Por ejemplo, usa sábanas de satín en la cama, enciende velas aromáticas o pon música suave.

• Dile a tu pareja lo que te gusta y lo que no te gusta. Presta atención a lo que le gusta y lo que no le gusta a tu pareja.

• Ensayen distintas posiciones sexuales para encontrar las que sean cómodas para ti y tu pareja o usa almohadas para mayor comodidad.

• Usa lubricantes personales a base de agua para ayudar a disminuir el malestar que pueda ocurrir durante el coito.

• Habla con tu pareja sobre cómo te sientes y cómo te puede ayudar con tus sentimientos y su interés en la actividad sexual. Incluso con las mejores intenciones y preparación, puede haber ocasiones durante el curso de tu enfermedad cuando no quieres estar sexualmente activo o activa.

• Habla con tu médico acerca de cualquier preocupación que tengas con respecto a tu vida sexual. Él puede tener algunas sugerencias que te pueden ayudar. Asegúrate también de que él sepa cómo te sientes de ánimo y si los medicamentos te están deprimiendo.

Fuente: Academia Americana de Médicos de Familia.

Nota original de Ileana Delgado.

Lectura recomendada: 1 Corintios 7
DoctorEdwinLemuel